Cuando caes en la cuenta

Cuando caes en la cuenta de que parte, poco o mucho pero significativo, de eso que llamas “mis creencias”, “mis gustos”, “mis maneras” o “mis costumbres”, es en realidad una adopción -por acción, reacción o dejación- de “otras creencias, otros gustos, maneras o costumbres”, y que “estás así” más bien que “eres así”, puede que sea momento, una buena oportunidad, de retirarte o tomar cierta distancia, abrirte a un espacio y tiempo de reflexión ideo-afectiva, y hacer lo que a partir de ahí decidas hacer. 

Y sin prisa. Adaptarte, para llegar hasta aquí, costó tiempo y mucho consumo de energía. Normal, por tanto, el agotamiento y lo confuso de la situación. Tomará tiempo decidir qué es tuyo, desadaptarte o abdicar de lo que no, y adoptar rutas distintas, ojalá más propias, para tu ser. 

Pero tranquilo. Ni corras, ni abandones. De entrada, salúdate: vas a crecer, seguro. La edad no importa. Como cualquier día es bueno para morir, cualquiera lo es también para vivir de otro modo. La edad es sólo un dato, no una losa.


Imagen: Google Imágenes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s